Entradas

Mostrando entradas de 2017

LA CULPA ES NUESTRA

La culpa es nuestra porque hicimos lo mismo... ¡PUES NO! Claro que hicimos lo mismo. Fuimos como pueblo a votar. Eso hicimos. El hecho de que quienes están del otro lado son unos grandísimos HDP no nos vuelve malos por querer votar. Yo no creo en agarrar un fusil, soy demasiado cobarde para eso.
La culpa es nuestra porque hubo abstención... ¡PUES NO! porque la abstención fue menor que en otras contiendas en donde la oposición sacó más votos, ¿O es que caso me van a convencer que ahora hay más chavistas?
La única estrategia que jamás hay que cambiar es la del derecho democrático del voto así tengas enfrente a una persona que no cree en eso.
La culpa es nuestra porque no supimos defender los votos... ¡PUES NO! porque me consta la gente (incluyendo a mi padre o una amiga de Margarita) que lo defendieron ¿Acaso tú, a quien te migraron para un barrio sin transporte público a kilómetros de tu casa, y acosado por la estrategia de unos delincuentes que secuestraron hasta el sentido común, hu…

Mi conferencia en Rimini (Agosto 2017)

La semana que viene estaré en Italia en el evento "XXXVIII Meeting for friendship amongst peoples" que organiza la fraternidad católica de Comunión y Liberación, especificamente en el foro "THE EXAMPLE OF A CIVILIZED SOCIETY: TESTIMONIES FROM VENEZUELA". Copio mi conferencia:
Amigos,
Me piden que hable de testimonios de civilización en un país que todos perciben al borde del abismo, pero vengo a contarles una historia sencilla. Una historia poco intelectual. Una historia de conversión. La historia de alguien que no fue criado con rituales, que no los heredó; pero que heredó una experiencia humana que lo invitó a vivir humanamente. La historia de un hombre que llegó a la adultez sin muchos prejuicios y rituales impuestos. Y así, en Cristo, descubrió la respuesta.
Mi historia.
A mediados del 2009 mi esposa y yo, luego de una larga y fructífera vida profesional en Caracas, capital de Venezuela, decidimos mudarnos a la isla de Margarita. Lo hicimos por amor al mar y por la…

LA LIMONERA DEL AMOR

Imagen
LA LIMONERA DEL AMOR FOTOS: Tanya Millán.

La tradición cultural como expresión de saberes que nos define, es decir bailes, cantos, gastronomía, mitos, artesanías, ritos, no desaparece por mala suerte o porque existe un complot globalizador que, desde oscuros laboratorios, ha decidido barrer con las expresiones populares. No. Las tradiciones desaparecen porque nosotros, sus usuarios, hemos dejado de hacerlas rentables. Un cantor que debe cantar siempre gratis y nadie le compra los discos, quizás cante pero no querrá que su hijo siga el legado. Una alfarera que hace platos de barro que ya nadie compra quizás los haga y los acumule en la trastienda de una vida que se empobrece, pero difícilmente querrá esa misma vida para sus hijos. Y así vamos por la vida. Culpando a la vida con nuestro ayayay de lástima diciendo coas como “¡Que lástima ya casi nadie canta un galerón!”, sin entender que el cantor necesita que alguien lo contrate y le compre sus discos. Las tradiciones no mueren, casi s…

RESISTIR: MI CARTA A LENA YAU

COCINAR ES RESISTIR Lena Yau, escritora venezolana radicada en España, me pregunta ¿Qué significa la cocina como espacio de resistencia en estos tiempos para Venezuela? Buena pregunta que no pude contestarle y le dije “dame dos días”, ya sabes que me cuesta hablar. Sé que parece una contradicción con lo de mi presencia en TV, pero soy de una torpeza tremenda para hablar por esta condición taciturna y tímida que me dio la vida y de la que resiento a veces. Hay una anécdota con eso: un productor en Argentina decía que yo parecía un robot porque me volvía locuaz y simpático cada vez que se prendía la luz roja de “grabando” en las cámaras, y en lo que se apagaba me desenchufaba con ella. Me pasa igual en una conferencia. Casi no puedo arrancar a hablar del terror, luego dejo de ver a la gente y todo se pone borroso, arrancó a hablar como una metralla, termino, y después casi no puedo ver a la gente de la pena y empiezo todo ansioso a preguntarle a mi esposa ¿Hablé bien, hablé bien, hablé …

CERRANDO UN CAPÍTULO... ABRIENDO OTROS

Imagen
Ayer se graduó la cohorte Nº 11 de alumnos de nuestra escuela de cocina. Una jornada con una carga emocional bastante importante tanto para mi compañera de vida Sylvia, como para los profesores como para mi.
Voy  a tratar de resumir la historia para que se entienda.
Cuando el paro petrolero de diciembre 2002 Sylvia y yo quedamos desempleados. En enero 2003 comenzamos a dar cursos de cocina en la cocina de nuestro apartamento en Caracas por necesidad. En Mayo un amigo nos prestó un apartamento vacío en Caracas y ella, el chef Héctor Romero y yo empezamos a dar cursos de cocina allí. Evolucionó y nació nuestra escuela de cocina Instituto Culinario de Caracas (ICC). En 2005 mudamos la escuela a una casa grande que alquilamos y allí funciona aun ICC. En 2009 Sylvia y yo decidimos mudarnos a la Isla de Margarita. Vendimos en Caracas nuestros hogar y compramos una casa en La Asunción. Nuestra única casa en la tierra. Lo que vinimos a hacer en Margarita no resultó y tomamos la arriesgada de…

El país que se construye desde la ciudadanía ejercida por los civiles

Imagen
Nota: Todas las referencias con @ son de cuentas en la red social Instagram.
Salgo de dos de los días más bonitos y productivos que he tenido en mucho tiempo. Fogones y Bandera (@fogonesybandera), la fundación que mi esposa Sylvia Sacchettoni (@Pilatesdelamar) y yo armamos para lograr cambios sociales desde la gastronomía, y que dirige de manera impecable Inés Ruíz (@inesruizpacheco), posee un directorio que está compuesto por quienes a diario trabajamos y por un consejo consultivo de notables que creen en el proyecto. Ellos son: Ocarina Castillo (@ocacastillo) que dirige investigación en antropología de los sabores desde la Universidad Central de Venezuela en Caracas, Ivanova Decán (@ivanovadecan) motor incansable de la Academia Venezolana de Gastronomía en Caracas, el Chef Carlos García (@carlosgarciareq) quien desde su restaurante Alto en Caracas es parte de los 50 mejores de Latinoamérica los últimos cuatro años, Fernando Escorcia (@ferescorcia) presidente del ya histórico colectiv…

ENTRE LAS GRIETAS DEL EGO

Mi queridísimo amigo Alejandro Martínez Ubieda está por publicar un libro de entrevistas a cocineros latinoamericanos + dos europeos, y me pidió que se lo prologara. Me autorizó a publicar ese prólogo, así que lo anexo:
ENTRE LAS GRIETAS DEL EGO
La cúspide profesional de un oficiante está ligada necesariamente a una operación comercial. Obviamente esa historia está barnizada de la tradicional relación entre maestros y aprendices, pero el sueño de esos aprendices siempre será tener su propio local una vez absorbida toda la experiencia que puedan. Allí radica la diferencia fundamental entre oficio y otras formas profesionales de expresión: el sueño de un profesional, por ejemplo, de periodismo o de medicina, no necesariamente implica que la meta de esos profesionales sea ser dueños de un periódico o de un hospital; por el contrario, el sueño de un carpintero o de un cocinero siempre será tener su propia carpintería o su propio restaurante. Tener su negocio.
Cuando una persona se entrena en…

LA SIEMBRA DE OSMAR

Imagen
Pulsar sobre la imagen para leer mejor el texto
Mi esposa y yo hemos logrado, a lo largo de los 8 años que tenemos en la Isla de Margarita, un Hub que llamamos Valle de Dumel y que arropa nuestros tres proyectos: La escuela de cocina y gerencia Instituto Culinario y Turístico del Caribe, el Restaurante El Langar de Sumito y la Fundación Fogones y Bandera.
En diciembre pasado, acostados hablando sin parar como tanto hacemos, comentábamos que no sólo habíamos crecido nosotros sino la gente que nos acompañaba. Algunos en autoestima, otros salarialmente, otros por estar haciendo lo que siempre habían soñado como proyecto de vida, otros por tener empleo seguro luego de muchos traspiés, otros por ascensos.
Nuestra conclusión fue que era una verdad a medias. Los dos lavaplatos y el jardinero estaban signados a estar anclados en sus puestos y con sueldos mínimos cuyo aumento dependía de una decisión gubernamental mediante decreto de ley.
En el caso de los lavaplatos no era tan complejo de res…